Hallaron sin vida a los andinistas argentinos desaparecidos en el Cerro Marmolejo

Lo confirmaron los Carabineros del Grupo de Operaciones Policiales Especiales que encabezaron la búsqueda de los dos pampeanos y el mendocino. “Se están realizando todos los trabajos para la extracción de ellos”, detallaron.

El Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) confirmó este lunes pasadas las 14 que durante el operativo de búsqueda en el Cerro Marmolejo, hallaron los cuerpos sin vida de los tres andinistas que se encontraban desaparecidos, entre ellos, el guía de montaña mendocino, Ignacio Lucero.

“Luego del despliegue de nuestro equipo multidisciplinario en la alta montaña, específicamente en el Cerro Marmolejo, Carabineros del Grupo de Operaciones Policiales Especiales GOPE, encontró los cuerpos de tres andinistas que se encontraban desaparecidos, actualmente se están realizando todos los trabajos para la extracción de ellos”, informaron a través de la cuenta oficial de X.

Junto con Lucero se encontraban también el intendente pampeano Raúl Espir y el escribano Sergio Berardo.

Habían iniciado la expedición para hacer cumbre en el Marmolejo el 22 de noviembre y habían perdido contacto el jueves 30.

Este lunes por la mañana, los efectivos a cargo de la búsqueda habían podido llegar en helicóptero hasta el último campamento de los andinistas, donde hallaron las carpas vacías.

Desde la Unidad Patrulla de Rescate y Auxilio en Montaña de Mendoza (UPRAM) y el Cuerpo de Aviación Policial de la policía de Mendoza informaron que la búsqueda está a cargo de autoridades chilenas.

Los rescatistas podrían demorarse días para dar con los cuerpos de los andinistas en el Cerro Marmolejo, por ello, van a permanecer en el campamento esperando que mejore el clima para continuar con las tareas de extracción. Las condiciones climáticas en esa zona de la cordillera chilena son adversas, este lunes el termómetro marcaba -10 grados.

Quién era Ignacio Lucero

El mendocino Ignacio Lucero, de 49 años, era un experimentado andinista que, a lo largo de su carrera, realizó más de 60 expediciones al Aconcagua, decenas de experiencias en más de 20 picos por arriba de los 4.500 de Argentina e hizo cumbre en otros 13 países como España, India, Tanzania y Nepal, donde cambiaría para siempre su vida al escalar el Himalaya, donde sufrió un infarto a unos 7.300 metros de altura.

Por ese hecho, terminó internado en terapia intensiva, con pronóstico reservado y hasta pérdida del habla. Todos esos obstáculos fueron sorteados y, años después, “Nacho” vivió para contar su milagro: “Luego de ese accidente me quedé sin nada: no podía interpretar, ni ver la hora, ni siquiera hablar; gracias al ACV que sufrí mientras me operaban en Nepal. Me dijeron que nunca más haría montañismo. La ciencia me había lapidado. Fueron claros: no había chance de volver a exponerme a esa hipoxia y altura“.

En 2012, a un año de lo ocurrido, dio una charla TED en la que contó que fueron clave los siete pasos que dio para salvar su vida en el Himalaya.

“Era lo único que podía, lo único. Mi corazón no podía. La hipoxia no me dejaba. Mi corazón estaba partido. La experiencia me estaba partiendo. Yo me estaba muriendo y lo sabía. Dije, quiero vivir. Me tengo que reconfigurar, si puedo morir ya y listo el juego. Mi juego era ir hacia arriba, hacia las montañas, hacia donde está la comida de los Dioses. Ese era mi juego. Y, pero ya no era más, entonces dije ‘tengo que sobrevivir, la vida está para abajo’”, relató Lucero en el arranque de su charla en el famoso ciclo de conferencias.

Esos siete pasos a los que hace referencia, luego un descanso y de nuevo otros siete pasos y otro descanso, le permitieron regresar junto a su perro Oro.